Hotel de estilo en Roma

Hotel de estilo en Roma

Un hotel de estilo en Roma: contrastes y afinidades de la ciudad eterna

El hotel Pulitzer de Roma es el ejemplo concreto de cómo la capital italiana logra aún transformar su imagen y adaptarla a los decenios que transcurren

De Roma tal vez se conozca más la historia artística y cultural del pasado olvidando que, en el curso del último siglo, la ciudad también ha brindado a Italia obras arquitectónicas, espacios multifuncionales y enteros barrios a la vanguardia en cuanto a espíritu creativo, artístico y tecnológico. Las contradicciones entre el arte del pasado y el contemporáneo a veces parecen violentas y casi innaturales; en realidad, la ciudad mantiene en sí misma la característica de ciudad global, tanto ahora como en el pasado: cada contraste arquitectónico o artístico en Roma parece transformarse en una afinidad electiva que el antiguo territorio posee hacia las construcciones modernas.

Un ejemplo de cómo la ciudad vive de uniones y divisiones arquitectónicas es todo el barrio del EUR, corazón financiero y económico de la ciudad. Nacido en los años 30, para hospedar una Exposición Universal, esta zona aparentemente pobre de ideas arquitectónicas de valor y extremadamente moderna en su aspecto, encierra todo el impulso creativo de una Italia profundamente golpeada por la crisis económica y cultural del decenio precedente.

En el medio de este extenso barrio, que hoy se ha vuelto centro residencial y sobre todo comercial, toma vida el Pulitzer, un hotel de estilo en Roma, fruto del renovado deseo de reinventar el aspecto de la ciudad. Riguroso y minimalista en las líneas arquitectónicas externas, el hotel expresa en los interiores toda su calidez y confort.

El hotel dispone de:

• 83 modernas y confortables habitaciones entre las cuales una junior suite

• 2 salas de reuniones recientemente reestructuradas

• Un reservado y acogedor salón para banquetes

• Lounge bar

• El elegante restaurante “Paparazzi”

• Jardín

• Terraza panorámica con Jacuzzi

Toda su reservada, pero fuerte personalidad hace del hotel un punto de referencia importante tanto para quien visita Roma sólo por unos días, como para sus ciudadanos, que habitan sus espacios en total relax y comodidad.